Galicia. Tierra de Celtas.

 

Este verano nos vamos de viaje por Galicia, y no solo mar y playas conforman el paisaje de este territorio lleno de sorpresas.

Montañas, ríos, monumentos antiguos, ciudades legendarias, pueblos remotos y por supuesto “castros”, esos lugares donde habitaban nuestros antepasados celtas. Pero si por algo es conocida esta tierra es por “El Camino”, ya que cientos de peregrinos transitan por él hasta llegar a la catedral de Santiago de Compostela, uno de los monumentos más visitados de España.

Pero dejemos este fantástico monumento y el famoso camino que lleva hasta él, ya que estos merecen varios capítulos y es mucho lo que se ha escrito y narrado sobre ellos.

Como dijimos Galicia es tierra de Celtas y una muestra de ello son los numerosos restos que están distribuidos por todo su territorio, no se sabe con exactitud la cantidad de castros que hay en Galicia, se estima que unos 5800 pero pueden ser muchos más, ya que se siguen encontrando hoy día.

Los castros son poblados fortificados celtas, por lo general prerromanos que se empezaron a habitar desde el siglo VI a.C., sus construcciones eran de planta circular y estaban situados en lugares estratégicos con el fin de garantizar la seguridad de sus habitantes.

A continuación vemos 4 de estos castros diseminados por la geografía gallega.

               Castro de Viladonga. A tan solo 10 km de la ciudad de Lugo, es uno de los mejor conservados y además posee un centro de interpretación en el que se aplica la última tecnología para explicar la vida del pueblo Celta.

Viladonga

                Castro de San Cibrao. Situado entre los municipios de Pungín y San Amaro (Orense), el castro de A Cidade es uno de los poblados fortificados en proceso de excavación de mayor tamaño, sólo comparable al de Santa Tegra. Y como este último, se trata de un castro tardío que muy pronto se romanizaría. Se encuentra en un lugar espectacular y su estado de conservación es muy bueno.

San Cibrao

En ambas imágenes se puede apreciar la disposición recta de las calles y algunas construcciones rectangulares, muy propio de los castros más tardíos.

                Castro de Baroña. Situado en una península perteneciente al municipio de Porto do Son, muy cerca de Noia (La Coruña), en plenas rías baixas.

En su interior podemos observar tres plataformas en las que se encuentran más de treinta estructuras arquitectónicas que se adaptan a la accidentada topografía de la península y son de planta simple, de forma circular u ovalada. La mayoría serían viviendas, aunque algunas servirían como espacio para el desarrollo de actividades artesanales.

Baroña

             Castro de Santa Tecla. Se encuentra situado en el municipio de A Guarda (Pontevedra) Los trabajos de excavación empezaron hace más de 100 años y actualmente siguen las campañas arqueológicas.  Alrededor del castro existe un sendero circular con unas vistas impresionantes del océano, las costas gallegas y portuguesas y la desembocadura del río Miño. También podemos observar aquí alguna vivienda reconstruida de planta circular y con vestíbulo en los que tenían hornos de piedra.

Santa Tecla

Si has llegado al final te interesará ver el siguiente video de 1 minuto de duración:

 

Un comentario sobre “Galicia. Tierra de Celtas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *