Santa María de Melque

         El lugar que nos ocupa está situado cerca de la localidad de San Martín de Montalbán, a 46 km. al suroeste de la ciudad de Toledo. Se trata de una zona donde la presencia del ser humano se remonta a épocas muy lejanas, así lo demuestran los restos megalíticos que podemos ver en la zona, imagen de un dolmén cercano.

Por esta razón, es un lugar, que es fruto de multitud de leyendas e historias. Esto podemos comprobarlo en Santa María de Melque, un templo que  parece resistirse al paso del tiempo, y cuya cronología, hoy día, todavía es un enigma.

Parece ser que perteneció a un monasterio visigodo, aunque en su entorno las excavaciones y estudios realizados han generado diferentes opiniones entre los expertos. Su construcción y algunos restos encontrados de un complejo de presas y canales de riego, y que pasan por debajo del interior del templo, indican a algunos investigadores que podría ser de época romana, para otros visigoda o musulmana para algunos más. Además, posteriormente, podemos añadir que también formó parte de una encomienda templaria, dependiente de la fortaleza de Montalbán, uno de las más impresionantes que tubo la orden en Europa.

Castillo de Montealban

Castillo Templario de Montalbán (Toledo)

Según algunos investigadores, Santa María de Melque, en su brazo meridional aloja las sepultura de un importante personaje, quizás de la corte visigoda de Toledo. Por si esto fuera poco, este templo cuenta con un recinto que se añadió a uno de sus lados y que tiene una serie de nichos de controvertida explicación. La teoría más o menos aceptada afirma que fue el osario del monasterio.

Sta María de Melque (9)

Osario del monasterio, Santa María de Melque (Toledo).

MELQUE Y LA MESA DEL REY SALOMÓN.

Como hemos podido ver, esta hermosa iglesia visigoda, además de su singular belleza, reúne gran cantidad de enigmas y leyendas. Una de estas leyendas es la que nos cuenta que podría haber sido, o incluso ser ahora, escondite de la maravillosa mesa de Salomón.

Cuenta dicha leyenda que el general romano Tito arrasa en el año 70 el Templo de Salomón y se lleva a Roma su tesoro, entre cuyos objetos se encuentra la mesa de Salomón.

En el año 410 el rey godo Alarico entra en Roma y la saquea, robando este tesoro junto a otras muchas riquezas. Estos godos se establecen en Tolosa pero en el año 507 son derrotados y expulsados. Así cruzan los Pirineos y se establecen en Hispania, fundando su capital en Toledo, que también será sede de su tesoro que se trajeron con ellos.

En el año 711, Don Rodrigo, el último rey godo, es derrotado por los musulmanes y la leyenda toma, entonces, dos direcciones.

En una, los godos logran escapar, sacar su tesoro y esconderlo en los alrededores de los Montes de Toledo. Esta teoría quedaría avalada por el descubrimiento del tesoro de Guarrazar, localizado en 1921 en Guadamur, muy cerca de Toledo. Este tesoro contenía las coronas de varios reyes visigodos y objetos de enorme valor histórico.

Sin embargo parte de este tesoro, entre cuyos objetos se encuentra la mesa del Rey Salomón, aún no han sido encontrados y muchos investigadores afirman que podría estar en Santa María de Melque, de hecho, este tesoro ha sido buscado en esta zona hasta fechas muy recientes.

La segunda dirección de la leyenda nos lleva a Jaén e incluso Murcia, lugares en los que dicho tesoro también pudo ser escondido.

Fuentes: Rutas Sagradas de Sebastián Vázquez y Esther de Aragón.

Imágenes y vídeo: Ángel Sánchez Díaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *